Existe un determinado perfil ejecutivo que necesita apoyo externo continuamente; para ellos hemos lanzado el servicio de Personal Assistant. A raíz de nuestra experiencia como gestores externos de comunicación fuimos configurando, para un grupo de clientes muy específicos, servicios de asistencia personal por lo que hemos decidido configurar un servicio especializado en estas tareas.

Se trata de abarcar todo tipo de tareas organizativas y burocráticas que tengan que ver tanto con la vida profesional de nuestro cliente como de su tiempo de ocio y familiar. Desde recibir y cumplimentar documentos oficiales, reservas de hotel y vehículos hasta la gestión de viajes tanto profesionales como de la familia y sus miembros, además de la dedicación exclusiva a su línea telefónica privada y su agenda. Contamos con profesionales de grandes cualidades resolutivas que velan al extremo y con un minucioso cuidado tanto por el tiempo de nuestro cliente como de su imagen de cara a los demás. Así, contamos con varios clientes que ya se benefician de que una asistente personal se encargue de sus llamadas, sus reuniones, su papeleo y sus gestiones personales o domésticas (incluyendo asistencia e instalación de material informático y servicios de telecomunicaciones).

Un caso real:

Un alto ejecutivo de una multinacional afincada en nuestro país, además de su equipo organizativo, necesitaba apoyo externo para determinadas tareas que mezclaban elementos personales y profesionales. Tras un exhaustivo análisis de sus rutinas y responsabilidades le confeccionamos un servicio exclusivo mediante el cual, su asistente personal recibe todas las llamadas a través de una línea telefónica propia, filtrando las que deben ir a su oficina y las que tratan temas personales. Nos encargamos también de llevar su agendam de reuniones en tiempo real y de cuadrar sus desplazamientos y reuniones para que tengan el menor impacto sobre su vida doméstica y, entre otras pequeñas gestiones, organizarle ciertos temas burocráticos de sus propiedades inmobiliarias.

El resultado: el cliente ocupa menos tiempo en sus gestiones dedicándose exclusivamente a las grandes responsabilidades de su puesto de trabajo. Además ha experimentado una mejora considerable en cuanto a conciliación de vida familiar y profesional.