Debido al sector en el que desarrollamos nuestra actividad estamos continuamente en contacto con este tipo de dudas y, por lo general, descubrimos que las empresas y los profesionales autónomos no tienen claro todavía porqué no es buena idea utilizar tu teléfono personal en tu negocio. Nosotros insistimos en tres elementos clave:

Imagen

Cuando el posible cliente hace uso de la información de contacto de una empresa busca la profesionalidad y el número de teléfono al que tienen que hacer su consulta es el primer escalón para demostrar que cuidamos cada detalle. Un teléfono fijo vinculado continuamente a un contestador o un número de teléfono móvil pueden dar una idea errónea del tamaño de la empresa y, probablemente, genere desconfianza respecto a la capacidad de tu negocio para abordar un determinado trabajo. Las líneas móviles son de indiscutible utilidad pero no son incompatibles con un número de contacto con prefijo nacional que, además de transmitir confianza, en muchas ocasiones son gratuitos para quien llama e incluso podemos disponer de un prefijo para cada una de las regiones donde trabajemos por un coste sorprendentemente bajo. Sin duda un notable guiño hacia el cliente gracias al efecto proximidad que esto transmite.

Productividad

Por mucho que hayan evolucionado las funciones de gestión de llamadas como los SMS de llamadas perdidas, buzón de voz, mensajes de cortesía, etc., siguen sin alcanzar los beneficios de una línea fija con algunos servicios adicionales. Apagar el móvil y dejar saltar el contestador o la locución estándar de tu compañía telefónica no es una solución práctica a las llamadas fuera del horario de atención al cliente o cuando estás ocupado, ya que la gente no confía en que esos mensajes lleguen a ser escuchados y, por lo general, ni dejan el mensaje ni vuelven a llamar. Aunque la llamada no haya podido ser atendida es necesario contar con un sistema práctico de registro, recepción y posterior contacto y, frecuentemente, el móvil no es la mejor herramienta para llevar ese seguimiento. Muchas empresas todavía desconocen que desde su línea fija pueden gestionar todo el tráfico de llamadas de tu negocio ganando en tiempo y en trato al cliente vinculando, por ejemplo, el buzón de voz o el fax con el email sin necesidad de estar continuamente consultando incómodos servicios a través del teclado del teléfono.

Privacidad

Navegando por la web de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones encontramos información muy relevante para conocer a quien tiene acceso a nuestro número de teléfono y qué puede hacer con él (y con otra información personal):

Todos los operadores suminstran los datos de sus abonados a una plataforma informática que vuelca esos ficheros a un sistema de consultas y así poder elaborar, por parte de ciertos servicios y empresas, guías telefónicas y directorios comerciales. Evidentemente podemos escoger no aparecer en las guías pero aun así algunos servicios pueden seguir accediendo a esos datos, y por supuesto siempre solicitándolo a través del operador (con todo el papeleo que ello conlleva). Para aquellos usuarios que no quieren recibir publicidad deben, de nuevo, solicitarlo a su operador. Un punto importante es que el sistema no funciona al revés. Es decir que no podemos conseguir información a través de un número de teléfono, o lo que es lo mismo sólo quien tiene acceso a esa plataforma informática puede conocer la información ligada a tu número de teléfono.

Este extracto que hemos elaborado resume por sí solo las desventajas de exponer tu número personal a todavía más bases de datos. Que accedan a nuestros datos telefónicos no podemos evitarlo pero desde luego cuanto mayor sea el número de vías por las que circula nuestro teléfono personal mayor será el riesgo de recibir llamadas publicitarias, mensajes de texto y gracias a las nuevas tecnologías incluso emails que llenan nuestro buzón de voz y minan nuestro tiempo útil.